Dos magnitudes son directamente proporcionales cuando, al multiplicar o dividir una de ellas por un número cualquiera, la otra queda multiplicada o dividida por el mismo número.

Se establece una relación de proporcionalidad directa entre dos magnitudes cuando:

A más corresponde más.
A menos corresponde menos.

Son magnitudes directamente proporcionales, el peso de un producto y su precio.

Ejemplo:

Si 1 kg de tomates cuesta 1 €, 2 kg costarán 2 € y ½ kg costará 50 céntimos.

Es decir: A más kilógramos de tomate más euros. A menos kilógramos de tomate menos euros.

También son directamente proporcionales:

El espacio recorrido por un móvil y el tiempo empleado.

El volumen de un cuerpo y su peso.

La longitud de los lados de un polígono y su área.

Aplicaciones de la proporcionalidad directa

Regla de tres simple y directa

Repartos directamente proporcionales

Porcentajes